Angeles Ruibal – Federico Ruibal Vázquez de Parga, un regalo que me dió la vida

Angeles Ruibal – En 1963 me marché de Galicia a estudiar música y canto a Madrid. Al principio me fui a vivir a casa de mi hermano José Ruibal y mi cuñada Consuelo. Ella estaba esperando un bebé y ese acontecimiento me hizo mucha ilusión. Extrañaba tanto a mi querida hija Graciela, que había quedado con su abuela Yoya, que cuando nació Federico, le daba todos los besos del mundo cuando no me veía nadie. Así descargaba mi sentimiento maternal. Al pequeño Fede solía cantarle canciones populares para que durmiera, pero su canción preferida era El Alazán de Atahualpa Yupanqui y Pablo del Cerro (su mujer en realidad) y así lo conseguía. Al año y pocos meses nació su dulce hermanita Ana y se quedaban a mi cuidado los fines de semana, mientras sus padres salían por los madriles y yo feliz. Me encantaba hacer de mamá. Otras veces se quedaban con sus abuelos Consuelo y Luis Vázquez de Parga y yo los extrañaba.

  • Angeles Ruibal «Aquellos años en Madrid y de allí a Buenos Aires»

A los dos años pasé a vivir casi sola al apartamento que acababa de comprar mi hermana Mercedes Ruibal y su marido mi querido protector, Agustín Pérez Bellas en la Calle Lagasca 27. Mercedes y Agustín solían estar temporadas cortas en Madrid. En 1968 me casé con Sergio Aschero, mi guitarrista (yo era una joven viuda) y junto con mi hija nos fuimos a Buenos Aires a grabar nuestro primer disco, España canto y poesía y a trabajar en el espectáculo de Bergara Leumann en la Botica del Ángel.

 

 

 

 

 

 

  • Angeles Ruibal «Y me encontré con un Federico Ruibal Vázquez de Parga muy crecido»

Cuando volví, mi bebé Federico era un pequeño hombrecito que me hablaba como una persona mayor. Con mis idas y venidas por el mundo, dejé de verlo por largas temporadas y creció sin mí. Después de muchos años lo encontré en Vigo, convertido en un padre admirable y un atormentado poeta, como debe ser. Una verdadera sorpresa. Hace pocos días nos vino a visitar a Pontevedra y nos acordamos de aquellas nanas yupanquianas. En la foto estamos con mi hija Graciela Baquero Ruibal y mi sobrina Cristina Villaverde Ruibal, rodeados por el abrazo de Federico. Como podéis comprobar por nuestra expresión, lo pasamos maravillosamente bien.

  • Angeles Ruibal «Federico Ruibal, el poeta»

Amigos, amigas, os invito a leer la poesía de Federico Ruibal Vázquez de Parga, mi querido sobrino, entrando en La Senda Volada Les dejo una de sus poesías…

Soledad

Soledad, amiga,
a la fuerza amada
acre aderezo de mi vagar antiguo
sobre la ruina terca de tus lindes
he visto cómo tiende la hiedra a la belleza su manto
y como el uso del tiempo
hilvana para mí su traje de cordel sonoro
con el que me cubro del gélido sol de la alborada
o en esas largas noches calladas de la grima.

Recuerdo el tiempo
en el que deseé con desmesura dejarte para siempre
guardian inhabitado de aquella huella única
así mi paso de hoy casi más firme
va tendido a la derrota como de dulce ofrenda
agradeciendo casi en su borra doliente de eco triste

Tal vez tras de que todo pase
cabe el olor del lirio
ceda su caro aroma de victoria
a esta forma de morir que tengo a suerte.

Y aquí tienes Federico esa canción de cuna que me pedías cada noche, cuando yo estaba contigo… el babayo… el babayo… ese caballo que es nada menos que El Alazán de Atahualpa Yupanqui

Angeles Ruibal Pontevedra Galicia España
Web Oficial Angeles Ruibal
Canal Aldiser


2 respuesta a Angeles Ruibal – Federico Ruibal Vázquez de Parga, un regalo que me dió la vida

  1. Anónimo dice:

    ANGELES, HERMOSA CANCION» EL ALAZAN» , LA CONOZCO, LLEVO AÑOS VIVIENDO EN ARGENTINA.
    QUE BELLOS RECUERDOS, NOS QUEDAN, Y SON HERMOSOS PORQUE FUERON ETAPAS QUE VIVIMOS CON ALEGRIA, CON AMOR, INTENSAMENTE.TE DEJO UN BESO Y UN GRAN ABRAZO.

  2. Anónimo dice:

    ME HA ENCANTADO EL TEMA, AUNQUE TE IMAGINARÁS QUE LO CONOCÍA, POR VIVIR TANTOS AÑOS EN ARGENTINA.. CUANTO ME ALEGRO ANGELES, QUE TUS RECUERDOS TE ACOMPAÑEN TODA TU VIDA. YA QUE ELLOS SON LO QUE NOS QUEDA, DE LAS COSAS VIVIDAS