Angeles Ruibal y Sabino Torres, escritor pontevedrés

sabino-torres-pontevedra-56Una herencia más de mi hermano José Ruibal, la amistad con Sabino Torres. Y cuando una amistad es verdadera, pueden pasar muchos años sin ver a la persona; sin embargo, al reencontrarla, sientes sus abrazos tan cálidos como si fuera ayer la última despedida. Así me pasó a mi, el 3 de julio 2014 en Casa das Campás, un lugar entrañable donde Sabino Torres, con 90 años, nos presentó su última obra, donde plasmó sus recuerdos vividos en Pontevedra desde 1930 a 1960, `Crónicas dun tempo escondido´. Bellísimo título y mejor argumento que ya comencé a leer.

Presentación del libro en Casa das Campás

Lo presentaron su editor, Víctor Fernández Freixanes, director de Editorial Galaxia de Vigo, el Alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores y el director de la Real Academia Galega, Xesús Alonso Montero, que tiene el arte del bien hablar y cada vez que lo hace, nos da una clase magistral de historia de España. Entre los dos, nos llevaron por un tiempo lejano con maestría, mostrando aquella época dolorosa, sin rencores y con mucho humor. Todo un arte!!

Aquellos libros de poemas de la editorial `Benito Soto´

Recordaron una edición inolvidable, donde se publicaron los primeros versos de mi hermano José Ruibal entre otros poetas. En eso tuvo mucho que ver Sabino, que pidió a su padre, que publicara a los poetas gallegos en una colección que se llamó `Benito Soto´, nombre del famoso pirata pontevedrés, iniciativa que abordó junto a Emilio Álvarez Negreira y Manuel Cuña Novás, en 1949. Así nació la joven poesía gallega. Curiosamente, en Casa das Campas, vivió dicho pirata donde dicen que enterró un tesoro que nunca apareció. Tiempo después, en la parte baja de la hermosa casa, tenía la imprenta el padre de Sabino. Este edificio, frente al Teatro Principal, es uno de los más antigüos de Pontevedra.

Dice Angeles Ruibal «Sabino Torres me trajo recuerdos entrañables»

Al despedirnos prometimos vernos pronto, junto a su encantadora hija María que lo cuida con mucho mimo. Por un momento no tuve más remedio que pensar en mis hermanos, que ahora tendrían 89 años José, Mercedes 88. Me entristeció no poder tenerlos a mi lado.

Querido Sabino, hay que ir por la segunda parte de la historia. Tienes mucho que contarnos y nosotros queremos disfrutar de tu sabiduría. Ahora te cantaré un alalá, que sé te gustan mucho

El 23 de Mayo 2016, en Madrid, donde vivía con su hija, se nos marchó este buen amigo a quien siempre recordaré. Sabino, te seguiré cantando tu alalá preferido, mirando al cielo!
Angeles Ruibal, Pontevedra, Galicia, España