Angeles Ruibal – Historia de una foto

Hoy regreso a mi pasado a través de esta foto y recuerdo con mucha ternura aquel momento. Mi hija Irene Aschero bailando para su abuela María Fux en su estudio de entonces, en la calle Ayacucho de Buenos Aires, donde seis años atrás ella fue concebida. Hacía muy poco que habíamos llegado de visita desde España a la Argentina. Lo primero que hizo su abuela fue comprarle una malla de baile azul para que aprendiera a danzar con ella. Después de un año volvimos a Madrid, pero la danza y su abuela se quedaron para siempre en su corazón.

 

  • Angeles Ruibal “El por qué aquel momento quedó para el recuerdo en una foto”

Aquella tarde en Buenos Aires, María Fux le pidió a su hijo, Sergio Aschero, que improvisara alguna melodía, mientras una fotógrafo le hacía fotos para la prensa. De pronto Irene me dijo que quería ponerse la malla y para asombro de todos, se puso a danzar para María. Un momento inolvidable! Todos sentimos una gran emoción.

 

 

 

 

 

 

  • Angeles Ruibal “La cantante de tango Irene Aschero, antes fue bailarina”

Dos años más tarde volvimos a la Argentina y hasta sus 18, bailó con su abuela en muchos espectáculos dedicados a los niños, junto a otras maravillosas alumnas que hoy son grandes profesionales, como María José Vexenat. Volvimos a España “Los Juglares” para grabar a Miguel Hernández, LP Está despuntando el alba, y fue allí donde ella decidió dedicarse al canto. Por eso cuando la vemos interpretar una canción, Irene Aschero baila al mismo tiempo que canta y todo lo hace muy bien.

“Lo que se hereda, no se compra” dice el refrán. Hoy sigue Irene Aschero en Buenos Aires cerca de su abuela, María Fux, esa muchacha hija de inmigrantes rusos, de apenas 96 años. Aquí mi hija Irene se reunió con Del Valle Inclán en la Plaza Méndez Nuñez de su cuna, Pontevedra, cuando vino a cantarle tangos a los paisanos gallegos. En este vídeo se recoge su monólogo, muy gracioso, cuando le cuenta al gran dramaturgo de su gran abuela. Que la Fux es una figura internacional de primerísima línea desde hace décadas!

Ángeles Ruibal, Pontevedra, Galicia, España