Angeles Ruibal y la ceramista viguesa Elena Colmeiro

colmeiro-ruibal-1-s562comAngeles Ruibal – Conocí a Elena, hija del genial pintor Manuel Colmeiro, en mi primer viaje a Madrid, allá por 1962. Me presentaron mi cuñado Agustín Pérez Bellas y mi hermana Mercedes Ruibal. La verdad es que íbamos hacia Sevilla, pero surgieron avatares que nos hicieron quedar en la capital de España. Estuvimos viviendo en casa de Elena y su marido, el escultor Jesús Valverde, unos quince día. Los cuatro eran muy amigos. Mi hermana la conoció en Buenos Aires y Jesús era amigo de Agustín. Elena estaba en Galícia veraneando con sus hijos y yo tuve el honor de contemplar sus primeras cerámicas en su casa-estudio de la calle Fuencarral. Al regresar a Galicia la conocí en un chalet de La Ramallosa, entre Vigo y Bayona. Un encanto de mujer. Sensible y sencilla. En esta primavera del 2014 comprobé en el museo pontevedrés que sigue siendo igual, aunque obtuvo todos los premios y éxitos posibles.

  • Angeles Ruibal “Las obras de Elena Colmeiro llegan al alma”

En ninguna muestra de cerámica me emocioné tanto como esta vez. Me preguntaba por qué a mi no se me había ocurrido antes hacer esas obras de arte tan geniales… ¡Ja ja ja!. Su cerámica-escultura parece simple, pero es densa y profunda. Sus formas te llevan a mundos posibles de maravillosa fantasía, a ciudades llenas de ensueño. Eso es lo que te atrapa. Sus obras están plenas de arte ¡Es una maga de la arcilla!

Después de darnos los abrazos emocionados del reencuentro, comentamos cosas de nuestras vidas. Recordamos a mis hermanos, el dramaturgo José Ruibal, la pintora Mercedes Ruibal. A mi cuñado, Agustín Pérez Bellas, arquitecto de Vigo, pintor y poeta ¡Había que hacerlo!!

¡Elena… gracias por los abrazo y el recuerdo!!! Te canto este precioso poema de nuestra amiga viguesa María Do Carme Kruckenberg que evoca un momento en el Río de la Plata

Ángeles Ruibal, Pontevedra, Galicia, España