Angeles Ruibal con Daniel Tugues. Café Tortoni

cafe-tortoni-ruibal-argenti
Al ir por la españolísima Avenida de Mayo ya sentí una gran emoción. Llegué al Café Tortoni y esta vez como cantante. Ni siquiera había soñado cantar en ese prestigioso local lleno de historia, donde en épocas pasadas se reunían los intelectuales para arreglar el mundo, o discutir sobre una obra de teatro, una novela o una obra de arte… Ahora está lleno de turistas que tienen que hacer cola para tomar un café y sacar unas fotos de recuerdo. Todo cambió desde entonces. Hoy está considerado como café histórico. Por las noches llegan los artistas y las salas se llenan de sonidos musicales, canto, poesía, charlas… No es nada fácil encontrar un lugar para disfrutar de los espectáculos, pero vale la pena intentarlo.

  • Angeles Ruibal “Amigos del alma, gallegos y argentinos…”

Esa noche vinieron a verme la doctora-cantante Rosalía Villoldo cargada de ternura y dolor por la reciente pérdida de su amor, Juanjo Minatel; María Cristina Salinas Urquiza, profesora y Directora de Cultura de la Asociación Amigos de la Avenida de Mayo; los creadores de La Juvenil, José Lavandeira, Elvira, Consuelo y Gerardo Bermúdez, que tanto me cuidaron durante dos meses; María González Rouco, gran difusora de todo lo español; mi ahijado radiofónico Neriz López de FM Radio Bernal; Alberto Juan Molinari, que tantas fotos me sacó en el Congreso Nacional de Argentina en 2012, y muchos más amigos, a los cuales les agradezco su presencia.

Me presentó una vez más, mi querido paisano de Salvatierra, Ramón Suárez, O Muxo, que desparramó elogios hacia mi por la sala. Con su simpatía atrapó a todos enseguida. Su programa Con Vos en Radio Cultura FM 97.9, informa a los gallegos de diversas cosas con mucha maestría. Yo estuve de invitada en él y les canté en directo.

  • Daniel Tugues, un excelente guitarrista argentino

En esta gira me acompañó con su guitarra el nicoleño Daniel Tugues, tierno como un pan. Yo quería que cantase, pero la productora nos ponía pegas, así que la convencí para que le pidiese permiso a Don Roberto Fanego, dueño y gerente del local. Este le dijo asombrado `Este es un lugar donde se canta tangos Señora, cómo no va a poder cantar´. Así fue que lo tuvimos haciendo varios tangos y milongas, con su gran calidad de guitarrista, cantor… y ser humano.

Unos días después del recital lo fui a saludar a Don Roberto y me dijo que le había gustado mucho el espectáculo. Le regalé el Cd de Daniel Tugues y el mío Así siento a Yupanqui. Cuando nos despedimos, ya en la puerta hasta donde me acompañó, nos prometimos un nuevo contrato para volver a cantar en esa Sala Alfonsina Storni entrañable, como los versos de la poetisa. Esa noche canté mi repertorio yupanquino, haciendo este “Felicidad” yupanquinao que les regalo aquí

Angeles Ruibal, Pontevedra,Galicia, España